Tecnología y Educación

EDUCACIÓN Y TECNOLOGÍA

El vertiginoso desarrollo de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC,s) en la última década, ha abierto un mundo de posibilidades y conocimientos a la vez que ha transformado nuestros hábitos, “matizado nuestras necesidades”, y supuesto un cambio de paradigma en la manera de comunicarnos y relacionarnos con los demás que, visto desde la perspectiva de nuestros antepasados más recientes, entrañaría cierta aura de “brujería”.

La relevancia de la tecnología en nuestro día a día es indiscutible, hasta el punto de convertirse en imprescindible para la gran mayoría de la población, abarcando desde algo tan simple como sacar un billete de avión o comprar una entrada para un concierto o para el cine, hasta realizar una operación en nuestro banco.

¿Alguien puede imaginarse un día de trabajo sin recibir un correo electrónico, entrar en la plataforma de su empresa o simplemente encender el ordenador? Qué rabia y qué sensación de impotencia cuando nuestra querida INTERNET no está por la labor de funcionar y, por lo tanto, de facilitarnos las cosas.

Tecnología y educación van cada vez más de la mano, y sin duda esta relación se irá acentuando durante los próximos años. Conforme la tecnología se va implantando en nuestro quehacer cotidiano, y se va generalizando su uso en todos los sectores de la sociedad, mayor relevancia y presencia adquieren y adquirirán las TIC dentro del mundo educativo.

La incorporación de las TIC,s al aula posiciona al alumno como protagonista y actor de su propio aprendizaje y posibilita una renovación didáctica que pone en práctica una metodología proactiva e innovadora que favorece el aprendizaje significativo, y la participación, interés y motivación del alumnado sin dejar de atender a su diversidad.

Innumerables son las ventajas que dicha incorporación han supuesto en la vida cotidiana de las personas y su proceso de enseñanza-aprendizaje, e innumerables son los riegos y desventajas que un inadecuado uso de las mismas pueden suponer, y por ello y llegado este punto, educar en el buen uso se antoja una necesidad imperiosa para formar integralmente a los ciudadanos del futuro que nos representarán.

Estamos, por desgracia, demasiado acostumbrados a ver como muchas familias “apagan a sus pequeños” para que no les molesten – “toma mi móvil y no nos interrumpas”. El uso descontrolado y excesivo de los dispositivos, y la simplista concepción de la tecnología como elemento de diversión y juego, son aspectos que pueden transformar las ventajas en inconvenientes llegando a crear preocupantes dependencias y deteriorar la comunicación y las relaciones humanas.

La presencia de dispositivos en el contexto sociocultural actual es elevadísima, y por ello, cuanto antes aprendan a utilizarlos de manera adecuada y responsable mejor preparados y capacitados estarán. Hogar y escuela se configuran como los espacios preferentes para la adquisición de pautas y criterios sobre el adecuado uso de las TIC, y por ello familia y Colegio deben instar y enseñar a sus hijos/alumnos a aprovechar las posibilidades y cualidades de estos sistemas, dispositivos y herramientas, y a hacer un adecuado uso de los mismas guiados por unas directrices comunes.

Los dispositivos son una excelente herramienta para fomentar la indagación y desarrollar el pensamiento crítico, superando en la mayoría de las ocasiones las prestaciones de los libros de texto en formato papel y posibilitando un ansiado y necesario cambio metodológico. Los docentes debemos enseñarles y guiarles en dicho proceso de indagación, enseñarles estrategias de búsqueda, a no quedarse siempre con el primer resultado, a contrastar y verificar las fuentes de información y a aplicar un razonamiento crítico. Debemos enseñarles a priorizar los asuntos verdaderamente importantes y deben aprender que no se acaba el mundo por no contestar inmediatamente cuando estamos en una cena, en un paseo… un reto tanto para los adultos como para los niños. Educando en el buen uso, aprenderán qué cosas pueden o no compartir y con quién dentro de esta comunidad internacional que es INTERNET.

En el Colegio Internacional Ausiàs March somos muy conscientes de ello y, por este motivo, apostamos hace ya 10 años por la tecnología (Proyecto Tecnológico “Scanning the world”) y la utilización de metodologías de aprendizaje activas, innovadoras y eficientes. Nuestro alumnado ha ido, poco a poco, familiarizándose con toda una serie de herramientas tecnológicas que finalmente se han convertido en indispensables en el día a día de nuestras aulas, sin dejar de lado la vertiente más humana, personalizada y afectiva intrínseca en una educación de calidad y caminando hacia un equilibrio entre los modelos educativos más eficientes del mundo, el coreano (tecnológico) y el finlandés (personal).

93